Analytica en la Prensa

noticia.jpg

Ecuador has rejoined the World Bank’s International Center for Settlement of Investment Disputes, or ICSID, more than 10 years since it left the arbitration body. The administration of new President Guillermo Lasso said membership in the arbitration tribunal is an important step toward attracting investment and establishing new trade partnerships. How significant is Ecuador’s move to rejoin ICSID? What else does the Lasso government need to do to boost investment in the country and secure Ecuador’s credibility in the international community? To what extent is the Andean nation likely to join the Pacific Alliance trade bloc, which also includes Chile, Colombia, Mexico and Peru, and what would this mean for Ecuador’s potential to increase levels of exports and imports?

Jonathan Hamilton and Francisco X. Jijón, partners at White & Case LLP: “The cycles of Latin American history persist: some countries continue to oscillate between nationalist and market-oriented macroeconomics, with related shifts in international dispute policies. The return of investment protection policies in Ecuador shows that it has come full circle in just more than a decade. In a sign of the times, Ecuador, like most countries in the region, ratified investment protection treaties around the turn of the century and also ratified the ICSID Convention, submitting to international arbitration before ICSID at the World Bank. Ecuador then changed course under the Correa administration, which took strong steps affecting foreign investment and deconstructing the framework for protecting investment, including pulling out of the World Bank arbitration system in 2009 (which became effective in 2010), as well as by terminating bilateral investment treaties, some of which are still in force under survival provisions. Now, under the new Lasso administration, Ecuador has signed up to resume participation in the same World Bank dispute resolution mechanism. This step is subject to ratification. Ecuador is also seeking to enter into new investment treaties and the Pacific Alliance. It is almost as if the Washington Consensus is back on track in Quito. Ecuador’s shift emerges, however, at a time of disruption to globalization, the assumptions of the Washington Consensus and investor confidence in the region. Investors, and internationalists, will embrace Ecuador’s step as a hopeful sign. Time will tell.”

Francisco Jarrín, president of the Chamber of Industries of Guayaquil: “Rejoining ICSID is a clear message to the international community of Ecuador’s commitment to creating a new business environment for foreign investors. Most bilateral international treaties (BITs) use ICSID for state-investor disputes, so being part of it is a necessary step to subscribe to new investment treaties including with the United States and European countries. It is extremely important that the new government and legislature improve the country’s competitiveness and business environment. On the one hand, the government must eliminate all procedures that excessively hinder companies’ operations as well as tariffs that affect production costs. On the other hand, the government and the National Assembly should work together to pass labor, tax, finance, monetary and stock market reforms, as well as investment promotion, among others. The new government must focus on restructuring and optimizing public spending to reduce the pressure to increase public debt, as well as eliminate all distorting taxes. We have high expectations that Ecuador will subscribe to a trade agreement with Mexico. The negotiations are advanced and expected to conclude before year-end. This negotiation is important not only because it will allow us to take advantage of the potential trade opportunities but also because it will open the door to entering the Pacific Alliance, which is one of the most successful integration schemes in recent times. Beyond the expansion of trade, the significance of the Alliance to Ecuador lies in the investment opportunities that improved business conditions bring as part of the country’s commitments, as well as the opportunity to participate in future trade negotiations, especially with Asian countries.”

Leonardo Stanley, associate researcher in the economics department of the Center for Study of State and Society (CEDES): “The 1990s witnessed a surge in economic and legal reforms that prioritized markets over government in allocating economic resources. The new framework favored foreign investors, installing a top-down, quantitative approach to FDI. Unexpectedly, the benefits of bilateral investment treaties (BITs) proved minimal, and damages for alleged breaches increased. Criticism of these agreements erupted, with the argument that such deals can potentially undermine investment. Meanwhile, environmental NGOs pleaded with international organizations for changes toward a more holistic perspective on growth, saying development should be socially inclusive and environmentally sustainable. Civil society pressure regarding implementation of social and environmental development goals came to challenge the top-down approach, paving the way for a new, bottom-up, qualitative approach. FDI quality (not quantity) is becoming mainstream, and, due to constituencies’ pressure, mandatory for governments around the world. Lasso’s decision looks toward the past; unfortunately, he is not alone. Latin America’s global insertion remains correlated to natural resource exploitation, with Ecuador relying on exports of fossil fuels. Climate change challenges governments around the world; the energy transition requires structural change for oil-exporting countries. The neoliberal discourse remains a cornerstone of Latin America’s international insertion, relying on a static comparative model and a traditional, neoliberal financial viewpoint. The oil industry lobby undermines any attempt at change. A mix of political weaknesses and ideological prejudices prevents any progress toward a strategy of productive diversification. Rejoining ICSID, passively entering into new BITs and empowering investors (mostly coming into the oil sector) is bad, sad news—for Ecuadoreans, for the environment and for the world.”

Siobhan Morden, managing director at Amherst Pierpoint Securities: “The announcement of Ecuador rejoining the World Bank’s arbitration body follows a broader strategy under the Lasso administration to reopen the economy to international trade and investment. This builds upon an initial reopening under the former Moreno administration to transition from autocracy back to democracy and depart from the inward isolation of Correísmo. The improvement in U.S. diplomatic and trade relations should further capitalize on already high integration under dollarization with a push to broaden global trade agreements. The current constraints of weak dollarization should force policy pragmatism with friendly creditor relations and policy orthodoxy as necessary criteria to access external credit and foreign direct investment. There are few options for the large gross financing needs and near saturation of local funding markets. It’s too soon to say whether the Lasso administration will succeed in attracting capital inflows and overcoming the reputational stigma of repetitive crisis and policy mismanagement. The important test is whether there is broad social and political awareness of what is necessary to defend dollarization. This will require commitment to controversial economic reforms to reduce the structural fiscal imbalance and improve labor market flexibility. The elections weren’t so much an endorsement of an economic reform agenda under the Lasso administration but rather a rejection of the corruption and autocracy of Correísmo. The burden is on the political team to raise social awareness and broad support for the reform agenda, which is no easy task in the aftermath of the pandemic and the regional pushback to austerity measures.”

Ramiro Crespo, president of Analytica Securities in Quito: “Even Ecuadoreans barely trust Ecuador’s judicial system. There is a big effort underway to clean it up. However, it is a herculean effort there are too many incentives for corruption and moral hazard. For example, state-owned enterprises, which are monopolies in-so called ‘strategic’ sectors, are black boxes: they do not have externally audited financial statements, they lack competent oversight, and many times they are run by people who become politicians to access businesses in the oil, telecommunications and electricity sectors in a significantly corrupt fashion. Hence, a clear example of adverse selection of politicians that brings poor governance. In this corrupt environment, independent and impartial judges are critical. Investors are aware that ICSID has ruled against Ecuador several times, so it will be unimaginable to have first-order foreign investors with no arbitration treaty of this kind. Furthermore, Ecuador needs to sign a trade agreement with the United States and Mexico and join the Pacific Alliance, which is very likely to occur before the end of the year. This will lead to the diversification and growth of the nation’s imports and exports. Additionally, Lasso’s government needs to follow Brazil and Colombia’s example of bringing oil and other state-owned companies to global financial markets in the shape of public-private partnerships (PPP), and create a local equivalent of a strong securities and exchange commission (SEC).”


ramiro_crespo1.jpeg

Qué es lo que se puede preveer respecto a las perspectivas de las primeras decisiones que deberá adoptar el presidente electo Guillermo Lasso frente a la situación económica en la que recibe el país.


Analytica-en-laprensa.jpg

El presidente de la República, Guillermo Lasso, anunció que aplicará la figura de la concesión en sectores como la vialidad y la refinación del petróleo.

La concesión se diferencia de la privatización en que la primera no implica la venta de la empresa, el activo o la obra, sino que se delega la administración, operación o la construcción a una empresa privada.

Cuando se concesiona no se transfiere la propiedad del bien, mientras que cuando se privatiza sí se lo hace. “Privatizar es que algo del Estado pasa a ser de un privado, en la concesión la administración la hace un privado pero la propiedad la retiene el Estado”, indica el director de Análisis Semanal, Alberto Acosta Burneo.

El objetivo es que ese privado haga las inversiones que se requieren, por ejemplo, un pozo petrolero, una hidroeléctrica o una carretera que necesitan de un mantenimiento permanente.

Cuando el Estado no tiene recursos, necesita de un tercero que los invierta. La figura es la concesión porque permite que el inversionista recupere ese dinero a través de los flujos que genera esa actividad en el futuro. Y el beneficio para el Estado es que recibe ingresos por esa actividad económica sin gastar recursos que no tiene.

Santiago Mosquera, director del Business School de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), afirma que en la concesión el inversionista privado no es el dueño, pero sí el operador.

“Tiene elementos positivos, pero se requiere que el Estado tenga un rol protagónico. Por ejemplo, si concesiona la construcción de una vía, el sector privado gana el derecho de construir y operar esa carretera por un tiempo y después lo transfiere al sector público”, dice Mosquera.

Así la vía se mantiene en buenas condiciones y el operario recupera la inversión con el cobro de peajes.

“Durante el gobierno de (Rafael) Correa se hicieron concesiones petroleras y en ese tipo de contratos, el concesionario adelantaba una cantidad importante de dinero. En el caso de Schlumberger fueron mil millones de dólares que después el contratista los va recuperando a través de la operación”, dice Acosta.

Todo depende de cada contrato de concesión. El Estado recibe las rentas de la operación de manera anticipada o gradualmente en el tiempo, según las especificaciones del contrato.

Pedro Romero, director de la maestría de Economía de la USFQ, afirma que el modelo de la concesión ya se maneja también a nivel de los gobiernos autónomos descentralizados del país. “Hay municipios que tienen concesiones de algunas de sus empresas, entonces es para facilitar y mejorar la eficiencia de la administración de algunos de estos activos que están a cargo del Estado, pero este sigue manteniendo la propiedad última, entonces no es una privatización completa, es solo una forma de privatizar. De hecho, gana un derecho, recibe un valor fijo según el acuerdo al que haya llegado con la empresa privada”.

La clave es el nivel de transparencia, agrega Romero. “Los términos del contrato deben ser públicos. El Estado administra bienes de la sociedad, entonces como ciudadanos tenemos derecho a saber qué inversión se hará, las tarifas serán flexibles o fijas, quién determinará la tarifa, un regulador estatal o es la misma empresa, inclusive la ciudadanía puede hacer veeduría de esas concesiones por mandato constitucional”.

Lasso puede ejecutar esta opción de manera directa, sin la intervención de la Asamblea Nacional. “Lo que necesita es demostrar seriedad y transparencia en el proceso, porque los inversionistas tienen que estar seguros de que van a un país donde van a ser respetados, reduciendo el riesgo de perder el dinero que van a invertir”, dice Acosta.

La concesión se hace mediante concurso público en el que se establecen las bases y las condiciones, lo que debe pagar al Estado, en qué tiempo y el número de años que operará la actividad.

La concesionaria tiene que tener los capitales y el conocimiento, según sea el caso. Por lo general es una compañía privada experta en esa rama.

Un aspecto positivo es la transferencia de capitales y del conocimiento, que incluye tecnología de punta en un país con rezago en esta área.

La idea es mejorar la administración del activo para generar más ingresos con la inversión realizada.

Lo más importante es la transparencia con licitaciones públicas, internacionales y abiertas. Lo que no se debe hacer es concesiones a dedo, concuerdan los analistas.

En el sector de las telecomunicaciones, por ejemplo, hay maneras de que en los derechos que se están concesionando se tenga el mayor beneficio para la sociedad sin afectar los intereses de la empresa privada, es decir, que ganen ambos, el inversionista y el Estado.

Una opción es que se permita la intervención de las universidades y de los colegios técnicos y profesionales en la elaboración de los términos de referencia. “Se puede hacer mediante subastas, hoy en día hay reglas internacionales de cómo hacerlo, en economía y en finanzas públicas, para que sea transparente y se maximicen las ganancias para la sociedad”, enfatiza Romero.

Durante la década del noventa del siglo XX se dio una ola de privatizaciones en varios países de la región, pero no todos los procesos fueron bien hechos.

“Frente a esa presión de rechazo a la privatización que la población no la entiende se usa la concesión, en la que el Estado retiene la propiedad del bien y consigue beneficios por el lado del conocimiento, de los capitales y los inversionistas”, dice Acosta.

La Ley establece que el Estado no puede ganar menos del 51% de las rentas de la actividad petrolera y minera. “Y ya participa de toda actividad privada a través del cobro de impuestos, recibe beneficios sin ser dueño”, señala Acosta.

Fuente: DIARIO EL UNIVERSO


Analytica-en-la-prensa.png

Among his first promises as Ecuador’s president-elect, Guillermo Lasso pledged to seek new risk-sharing contracts with private companies in the oil sector, a major pillar of the Andean nation’s economy.  At the same time, Lasso said he was wary of oil drilling in the Yasuní national park in the country’s Am­azon region, adding that he backed an audit to determine the environ­mental costs and profitability of extraction from oil wells located there.  What will be the Lasso administration’s main priorities for the oil sector, and what will they mean for the country’s economic recovery?  Is the new government likely to continue or significantly change the energy policies of current President Lenín Moreno?  In what ways will the rise of Ecua­dor’s Indigenous movement, whose coalition now has the second-largest presence in the National Assembly, influence the incoming administra­tion’s energy policy?

Ramiro Crespo, president of Analytica Securities in Quito: “Guillermo Lasso’s oil policy aims to apply principles of good corporate governance to an industry that has suffered im­mensely from corruption and whose output at the same time has barely treaded water for the past 15 years. While production-sharing agreements already exist, Lasso wants to modify the contract scheme to make it more attractive for private companies to invest, while at the same time making companies take on a greater share of entrepreneurial risk. He recognizes that oil production isn’t easy to ramp up, hence his interest in attracting investment as soon as possible. His goal of increasing oil output to 700,000 barrels a day from the present 500,000 or so probably won’t be reachable by the end of his term.  He will probably face stiff opposition if he attempts to list Petroecuador in the United States and locally, similar to what happens in Brazil with Petrobras or Colombia with Ecopetrol.  This would strengthen corporate governance and provide revenue from a company that doesn’t even have an audited balance sheet.  Eventually, Petroecuador could expand inter­nationally, such as Chile’s Enap, reducing the pressure to expand production on Indig­enous lands, and thus perhaps softening opposition to privatization.  At the same time, he is offering Indigenous organizations an unusually strong say by offering binding previous consent to new oil and mining proj­ects.  Whether this will succeed in defusing, or instead exacerbate, existing conflicts over natural resource development will depend to a high degree on his administration’s abil­ities to negotiate, as well as on Indigenous organizations’ willingness to compromise.”

Sebastián Maag Pardo, senior consultant on energy and natu­ral resources at FTI Consulting: “As Guillermo Lasso prepares to take office on May 24, priority issues facing the oil and gas sector mirror Ecuador’s governability challenges—to name a few: opposition from renewed political forces, fragile government finances, widespread mistrust in institutions and growing activ­ism. Addressing the country’s economic and governance crises will hinge on actions that build credibility for structural reforms. Oil is no exception. Crude exports and royalties from new upstream contracts will be an essential source of fiscal revenue, especial­ly as Lasso pledged to eliminate the $4-5 billion yearly fiscal deficit by 2025. To boost crude production and ensuing revenues, he will look to attract foreign investment.

Addressing the coun­try’s economic and governance crises will hinge on actions that build credibility on structural reforms.”

Sebastián Maag Pardo

This market-oriented push includes: 1.) realigning public and private incentives; 2.) delever­aging Petroecuador, to avoid overreliance on public finances; and 3.) strengthening accountability -environmental, financial and administrative- across the fuels value chain. But before risks can be shifted from the Ec­uadorean taxpayer to investors, the adminis­tration needs to tidy up the image of a sector mired in various corruption probes. With the recent Petroecuador-Petroamazonas merger, the time is ripe to undergo a transparency overhaul -not only through an audit of opera­tions in the mega-biodiverse Yasuní, but also stronger environmental impact assess­ments at large, adding to financial valuation and compliance audits that help attract investors.  This would generate the public confidence Lasso needs to deepen actions that his predecessor started. If Fernando Santos -who closely advises current Energy Minister René Ortiz – is confirmed as energy minister, markets can expect more than continuity: Ecuador faces the opportunity to gather all stakeholders and have a historic rethink of the state’s involvement with oil. Done right, this could pave way to adequate­ly eliminating fossil – fuel subsidies, opening competitive bidding rounds and moving toward other international best practices that free up public resources best devoted to priority social issues.”

Paola Carvajal, senior manag­er at Roland Berger: “Presi­dent-elect Guillermo Lasso is facing a complex situation in Ecuador. The country’s economic crisis requires the reactivation of multiple sectors, including oil and gas operations, as the economy depends heavily on crude oil ex­ports and revenue.  President Moreno started to open the hydrocarbons industry to private investors, conducting bidding rounds under production-sharing contracts, and the new administration is likely to continue pushing to secure new private investment in this sector.  However, Lasso’s intentions of inject­ing new funds into the hydrocarbon sector will likely face significant challenges.  The first one will be the energy transition trend toward low-carbon fuels and sustainable operations.  Oil and gas extraction, operators and investors in areas such as the PPT field in the Amazonian region will be subject to more significant and growing national and international scrutiny. Internally, the election process demonstrated the importance of the Indigenous movement, which will reject extended oil and gas operations in the PTT. Moreover, President-elect Lasso will also need to focus on diversifying the economy toward lower-carbon intensity activities. The support for developing other sectors, including the nascent mining sector, will be essential to transform and strengthen the Ecuadorean economy for the future.”

Marc Becker, professor of his­tory at Truman State University: “It is too early to tell what the gap between Lasso’s campaign promises and his actual policies will be, but given his previous track record of actual implemented policies and the patterns of similar politicians, we can expect quite a dramatic right-wing turn. Recognizing that he only polled 20 percent of the vote in the first round, and that this is the extent of the support he can count on from his CREO par­ty in the legislature, Lasso made promises to gain the backing of those who otherwise would oppose his neoliberal economic policies. Now that the elections are over, we can expect his true colors to shine through his rhetoric. But even during the elections he promised to deepen Ecuador’s dependency on resource extraction, which historical­ly has only proven to underdevelop the country’s economy.

Lasso can expect to face significant resistance… from organized social movements … and Pachakutik’s electoral representatives in Congress.”

Marc Becker

A saying from the 1970s oil boom was that Ecuador became a dollar poorer for every barrel of oil it exported, and nothing has changed significantly since then to alter that equation. Lasso can expect to face significant resistance to his politics of privatization and resource extraction both from organized social movement mobiliza­tions on the streets and Pachakutik’s elector­al representatives in Congress. Although his proposed draconian policies will be easy to confront, sectors of the Indigenous move­ments share some responsibility for them because of their tacit support for Lasso in the second round of the election that grew out of their opposition to the previous Rafael Correa administration’s similar reliance on resource extraction.”

[Editor’s note: The Energy Advisor requested a commentary from the Yaku Pérez cam­paign as well as from a National Assembly representative of the Pachakutik party but received no response from either.]

 The Advisor welcomes comments on its Q&A section. Readers can write editor Gene Kuleta at gkuleta@thedialogue.org.

Fuente: LATIN AMERICA ADVISOR


analytica-en-la-prensa-1280x893.jpg

Los mercados internacionales reaccionaron de manera muy positiva a la victoria de Guillermo Lasso como nuevo presidente del Ecuador. Esto se evidencia tanto en la subida de los precios de los bonos ecuatorianos como en la bajada de su rentabilidad. Esta mañana en varios reportes económicos también se hablaba de estimaciones de una caída importante del riesgo país que pasaría el indicador actual de 1.169 a 719 puntos. Sin embargo, esta cifra será confirmada oficialmente por la tarde.

Santiago Mosquera, director de la USFQ Business School, ejemplificó que para los bonos 2040, que son los de plazos más largos del Ecuador, se ha visto una subida del precio importante.

El viernes último, en que se cerró una negociación, se manejaban niveles del 46%; pero hoy se registra un salto al 56%, es decir, 10 puntos.

Explicó que mientras más alto el precio del bono, hay más confianza, es decir, los inversionistas están dispuestos a pagar un más alto precio por el bono.

Y desde el punto de vista de rentabilidad, estos bonos se ubicaban la semana pasada a 11,5% y ahora ese índice ha bajado a 9,7%. La rentabilidad cae según una relación directamente proporcional al nivel de percepción de riesgo. Es decir, a menor percepción de riesgo, menor rentabilidad.

Por otro lado, los bonos 2030 se estaban negociando a un 60% de su valor hasta el viernes pasado, pero hoy los precios subieron a 75,5%. De la misma manera que con los 2040, las tasas de rentabilidad cayeron de 13,6% a 10,1%.

Para Mosquera, este nivel de confianza se debe a que los mercados perciben que Guillermo Lasso aplicará un plan con relativa claridad y cuyo objetivo es acelerar y fortalecer el rol del sector privado en la economía y la defensa de la dolarización.

Mosquera dijo que, con estos resultados en el mercado, seguramente habrá una importante baja del riesgo país. “Conforme se actualice el valor del índice EMBI, calculado por JP Morgan, y se incorporen los resultados del desempeño del los mercados del día de hoy, el riesgo país que se desprende de estos datos bajará”.

Mientras, la banca de inversión Barclays, especializada en deuda secundaria en bonos, consideró que la victoria de Lasso “representa un importante rechazo al modelo populista que impulsa el correísmo”.

También consideró que el nuevo Gobierno enfrenta importantes desafíos de gobernabilidad por delante. Para Barclays, su triunfo “deja la puerta abierta para seguir avanzando en las reformas y permanecer en el programa del FMI”, reforzando la capacidad de pago.

De acuerdo al análisis, la gobernabilidad será complicada. La composición de la Asamblea se determinó en la primera vuelta: el próximo Legislativo estará fragmentado, con la mayoría de los escaños en manos del bloque correísta y los grupos indígenas. Estos son los grupos políticos que han montado la resistencia más fuerte a las reformas y podrían ser un factor desestabilizador para Lasso. Por lo tanto, incluso si Lasso apoya las reformas, a nuestro juicio le resultará difícil seguir adelante con esa agenda. Sin embargo, considerando su voluntad de implementar reformas y abordar los desequilibrios estructurales de la economía ecuatoriana, podría ser más fácil para él llegar a un nuevo acuerdo con el FMI. La implementación de un ajuste más gradual podría ser una posibilidad, y esto podría ayudar a que algunas de las reformas sean más viables políticamente o al menos a ganar algo de tiempo para que el nuevo Gobierno intente construir un consenso.

Barclays señaló que, por ahora, la nueva Administración se verá favorecida por el aumento de los precios del petróleo, que representan ingresos fiscales adicionales a los previstos en el actual programa del FMI, que ascienden a más del 1% del PIB para este año y el próximo. Esto podría ofrecer al nuevo Gobierno algo de espacio para posponer algunas de las medidas planeadas o diseñar una versión más digerible de la reforma tributaria.

Fuente: El Universo


analyticaenlaprensa.jpeg

Santiago Mosquera, director de la USFQ– Business School, explica que desde la primera vuelta, el valor de los bonos tuvo mucha volatilidad. Sin embargo, desde el pasado viernes, los títulos se apreciaron, aunque todavía hay inquietud sobre el escenario de gobernabilidad de Lasso, puesto que no tiene mayoría legislativa.

“Por ahora, en lo económico los mercados reconocen cuál es la línea que el Ecuador va a seguir en los próximos cuatro años y ese grado de certeza se ve reflejado en los precios de los bonos”, explicó Mosquera.

Un ejemplo son los USD 3 500 millones de bonos con vencimiento en 2030 que pasaron de casi 15 centavos a 74 cts. De la misma manera que con los 2040, las tasas de rentabilidad cayeron de 13,6% a 10,1%.

Estas cifras quieren decir que si Ecuador debiera salir al mercado para colocar más papeles de deuda, “el mercado podría demandar un nivel de rentabilidad menor que el viernes, pues hay menor percepción de riesgo”, agrega.

Para este año, el Ministerio de Economía ha calculado que el gobierno tiene una necesidad de financiamiento de USD 8 868 millones, pero hasta el momento solo ha conseguido USD 477 millones.

Y espera en este mes un desembolso de 400 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Para Sioban Morden, estratega financiera para la región del broker de inversiones Amherst Pierpont Securities, la continuidad de una economía abierta, la disciplina fiscal, el crecimiento liderado por el sector privado y sólidas relaciones diplomáticas con los Estados Unidos y los multilaterales ayudarán a que el riesgo país siga bajando y el nuevo gobierno consiga financiamiento a menor interés.

“El desafío para la administración Lasso será encontrar un equilibrio entre un programa del FMI que sea realista bajo una coalición política débil”.
Kristalina Georgieva, directora del FMI, felicitó ayer a Lasso por la victoria y en su cuenta de Twitter publicó: “El FMI se compromete a ayudar al Ecuador a afrontar la pandemia, fortalecer la economía y construir un futuro mejor para toda su población”.

Asimismo, Mauricio Claver-Carone, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, congratuló a Lasso y ratificó su compromiso y apoyo. “Estamos listos para trabajar juntos en objetivos comunes como la mitigación de los efectos de la pandemia, recuperación económica y promoción de un crecimiento inclusivo”.

Alejandro Arreaza, responsable de la cobertura macroeconómica de Barclays, dice que la respuesta positiva de los mercados “aumenta la posibilidad de Ecuador de recuperar su economía, si a largo plazo se logran reformas estructurales como la aprobación de la ley de defensa de la dolarización, la reducción del endeudamiento, entre otros”.
El experto señala que para sostener la percepción positiva de los mercados, Lasso necesita de un consenso político.

La reducción del riesgo país se traduce en una reducción del riesgo financiero, según Xavier Orellana, asesor empresarial de Ahead Partners.

De mantenerse la tendencia, a los empresarios les permitiría acceder a líneas de financiamiento más barato y crear nuevos empleos para atender a poblaciones como los 150 000 jóvenes que cada año ingresan a la población económicamente activa o los 500 000 desempleados por la pandemia. “La administración de Lasso debe proponerse bajar más el riesgo país para hacerle al país más atractivo para la inversión”.

Augusto de la Torre, asesor económico del actual Gobierno, coincide con esta idea. “Antes un inversor veía al Ecuador y decía que necesitaba un rendimiento de 15% para invertir. Ahora la tasa de rendimiento no es tan alta y eso hace atractivo al país”.

De la Torre también explicó que otro efecto es que las tasas de interés para préstamos internos deberían reducirse si se mantiene este indicador de riesgo a la baja.

Fuente: El Comercio


60483503c5d70.jpeg

El riesgo país de Ecuador registró un importante incremento esta semana. El indicador superó los 1.300 puntos básicos el pasado 4 de marzo y este lunes 8 de marzo se situó en 1.369 unidades, la cifra más alta desde septiembre del año pasado, mes en que se oficializó el canje de la deuda con los tenedores de bonos luego de la renegociación y la firma del nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Al cierre de la jornada de este martes el indicador cayó cuatro puntos y se ubicó en 1.365 unidades. EXPRESO publicó que la cifra llegó a 1.635, basado en el portal ámbito.com. Sin embargo, ese número es erróneo, de acuerdo a economistas que consultaron el portal Bloomberg.

El 10 de septiembre del año pasado, el riesgo país cayó 1.900 puntos y llegó a 952 unidades tras el canje de la deuda con los inversionistas.

Evolución del Riesgo País de Ecuador entre 2020 y 2021

El riesgo país es un indicador que mide las posibilidades de pago de deuda de un país y es elaborado por el banco estadounidense JP Morgan. Mientras más alto sea el indicador, más crecen las tasas de interés a la hora de endeudarse, tanto para las entidades públicas como para las privadas.

¿Cuál es la razón para el incremento del riesgo país en los últimos días? Hay tres factores, según analistas consultados por EXPRESO. El primero es que en estos días los inversionistas han buscado deshacerse de sus activos más riesgosos, es decir, bonos de países de mercados emergentes, como Ecuador.

En el caso específico de Ecuador, la devolución, por dos ocasiones, por parte de la Asamblea del proyecto de Ley para la Defensa de la Dolarización también ha afectado. Los mercados creen que cada vez es más complicado que el Gobierno de Lenín Moreno logre aprobar la propuesta legal, que busca, dar independencia al Banco Central del Ecuador (BCE).

Y finalmente, un tercer factor: las declaraciones del candidato a la presidencia por la alianza Unión por la Esperanza (UNES) Andrés Arauz sobre utilizar las Reservas Internacionales del BCE, para cumplir con sus promesas de campaña, como transferir 1.000 dólares a un millón de familias o pagar a los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GADs).

“Eso preocupa al mercado sobremanera porque tiene varios impactos. El primero: genera mayor incertidumbre en el mercado local y los depositantes de los bancos ven esto con mucha atención y los administradores de los bancos de igual forma. Por otro lado, una medida de ese estilo es muy difícil de justificar ante el Fondo Monetario Internacional (FMI)”, aseguró Santiago Mosquera, director de USFQ Business School.

Mosquera explicó que el uso de Reservas Internacionales es una de las condiciones básicas del programa actual del FMI y su uso puede implicar que, posiblemente, el programa con el organismo multilateral no pueda continuar. 


10-indigenas-protesta-CNE-1024x574-1.jpeg

La incertidumbre política ha hecho que el riesgo país de Ecuador siga subiendo después de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, pese a que los precios del petróleo son altos. La economía ecuatoriana sufre ya los efectos de la incertidumbre política de no saber quién disputará la segunda vuelta presidencial con el candidato del correísmo, Andrés Arauz, el 11 de abril. El paso a segunda vuelta está en disputa entre el candidato de la alianza Creo-Partido Social Cristiano, Guillermo Lasso; y el candidato del movimiento indígena Pachakutik, Yaku Pérez.

El margen de diferencia entre los dos últimos es de apenas 0,36 puntos porcentuales. El riesgo país de Ecuador llegó el 17 de febrero a 1.226 puntos, de acuerdo con el Emerging Markets Bonus Index (EMBI) del banco de inversiones JP Morgan. Cualquier puntaje por encima de 400 significa que un país tendrá acceso a crédito internacional, pero a tasas de interés altas y con el compromiso de pagar su deuda a plazos cada vez más cortos. Esto porque el riesgo país mide la confianza del mercado frente a la capacidad de un país para pagar su deuda externa, como la deuda en bonos Global de Ecuador. Por ejemplo, el riesgo para los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 30 años de plazo es cero, pues son considerados la inversión más segura del mundo. En el caso de Ecuador, el riesgo país cerró en 1.091 puntos el 5 de febrero, dos días antes de la primera vuelta electoral. El 8 de febrero, el indicador amaneció en 1.190 puntos. Lo que significa un aumento de 99 puntos. Y siguió aumentando hasta llegar a 1.226 puntos el 17 de febrero de 2021. Un incremento de 135 puntos en 10 días.

Según varios analistas, el riesgo se disparó por una serie de factores que incluyen:

  • La preocupación de los tenedores de bonos ecuatorianos sobre la política económica del futuro Presidente de la República.
  • La incertidumbre de no saber, varios días después de la primera vuelta, el nombre del político que disputará la segunda vuelta en el correísta Andrés Arauz.
  • Lo que pensará el nuevo Presidente respecto de una posible reestructuración del acuerdo que Ecuador firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en septiembre de 2020.
  • El impacto del coronavirus en la economía mundial y local.
  • La demora para pasar por la Asamblea el proyecto de Ley para Defender la Dolarización, que reforma el Código Orgánico Monetario y Financiero para blindar al Banco Central frente a políticas populistas.

Una cosa es hablar, otra hacer

El Consejo Nacional Electoral todavía no proclama los resultados oficiales y se espera que esto recién ocurra el fin de semana próximo. En campaña, Arauz afirmó que no cumplirá el acuerdo que Ecuador tiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y ofreció hacer pagos en efectivo de USD 1.000 a un millón de familias usando la reserva internacional del Banco Central del Ecuador. Sin embargo, Arauz se reunió con representantes del FMI en Washington, el 17 de febrero, al igual que con representantes de la firma especializada en riesgo político Eurasia Group.

El Arauz más pragmático

El presidente de la consultora de riesgo político Prófitas, Sebastián Hurtado, dice que las propuestas de Arauz, de corte más populista, y de Pérez, enfocadas a un ambientalismo que busca poner límites a la minería, ponen nerviosos a los mercados. Hurtado explica que los inversionistas internacionales informados perciben que el candidato Arauz es el mejor posicionado hasta el momento para llegar a la Presidencia y asumir el gobierno el 24 de mayo. Y Arauz, quien ya se considera como ganador de las elecciones del 11 de abril, ha buscado en los últimos días tranquilizar a los mercados internacionales, lo que queda demostrado en sus encuentros con inversionistas y con el FMI, en Washington, dice Hurtado. Hurtado participó de la reunión de Arauz con varios inversionistas y llegó a dos conclusiones: a Arauz le interesa dejar claro el mensaje de que no es enemigo de los inversionistas ni de los organismos multilaterales de crédito. Es más en estos encuentros, el candidato garantizó que pagará la deuda, aunque recalcó que planea hacer ajustes al acuerdo que Ecuador tiene con el FMI. “Arauz dijo a los inversionistas internacionales que deben entender que el país está atravesando por una crisis económica y de salud pública y que ese escenario implica ajustar los acuerdos que existen, particularmente, con el Fondo”, agrega Hurtado. El director de Estudios Económicos y Estadísticos en la consultora Inteligencia Empresarial, Freddy García, opina que el discurso de Arauz en la primera vuelta generó dudas entre los inversionistas internacionales. García reconoció que de llegar a la Presidencia, y pese a las críticas, el candidato correísta deberá acudir a los mercados internacionales de capital porque necesita financiar el Presupuesto del Estado. “Por eso es que en los últimos días ha conversado con FMI y con algunos bancos de inversión”, agrega García.

La burbuja 

Aunque el riesgo país ha aumentado en estos días, su crecimiento parece haber sido contenido por el buen desempeño de los precios internacionales del petróleo, el principal producto de exportación de Ecuador. El riesgo país y el precio del petróleo van de la mano: a mayores precios del petróleo, menos riesgo, pero esa dinámica se ha alterado tras las elecciones del 7 de febrero. Santiago Mosquera, director del Business School de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), explica que a mayor precio del petróleo tipo West Texas Intermediate (WTI), referencial del crudo ecuatoriano, menor será la percepción de riesgo de Ecuador en tiempos normales.

Por su parte, Freddy García considera que, pese a un buen precio del crudo, el riesgo país aumentó porque Ecuador no espera tener suficientes ingresos petroleros para honrar sus deudas en 2021. Según García, gran parte de la producción petrolera de Ecuador se destinará a los contratos de preventa petrolera con China y Tailandia.

Fuente: Primicias


6021efb872288.jpeg

En los mercados de capitales hay incertidumbre tras los comicios electorales del domingo 7 de febrero del 2021.

Esto se reflejó en una caída del precio de los bonos de Ecuador. Por ejemplo, a inicios de la jornada de ayer, 8 de febrero, los papeles con vencimiento en el 2030 se cotizaron en el mercado internacional en USD 0,56 por dólar, cuando hasta el viernes pasado, dos días antes de las elecciones, el precio era de USD 0,63 por dólar, explicó Santiago Mosquera, director de la Escuela de Negocios de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ).

A la par, se registró un incremento del riesgo país. Hasta el viernes pasado el indicador, que mide las probabilidades de que un país incumpla los pagos de la deuda, cerró en 1 091 puntos y ayer, 8 de febrero, subió a 1 190. Mientras más alto es el puntaje, más riesgoso resulta el país y, por tanto, los mercados cobran intereses más altos a esa nación cuando busca financiamiento.

El riesgo país se ha mantenido alto, en alrededor de esa cifra, desde septiembre del año pasado, pese a que Ecuador ha logrado mantener el apoyo financiero del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esto también se ha dado pese a que el precio del barril de petróleo ecuatoriano superó ya los USD 50 por barril desde el mes pasado y el crudo que sirve de referencia para su venta (el WTI) está en USD 60.

Siobhan Morden, estratega de renta fija para la región del broker de inversiones Amherst Pierpont Securities, explica que los mercados reaccionan a las futuras relaciones del Ecuador con el FMI y no a las actuales que mantiene con el Gobierno del presidente de la República, Lenín Moreno.

“La debilidad de Guillermo Lasso, alcanzada en la primera vuelta electoral, es un claro rechazo a las políticas de centro derecha de Moreno y, por lo tanto, sugiere una ruptura del programa del FMI”, dijo.

De hecho, señaló que el FMI puede mostrar cierta flexibilidad en los objetivos fiscales; pero cree que no hay sustitutos a la vista para el aumento del 3% del impuesto al valor agregado (IVA), en medio de una rigidez presupuestaria.

Considerando eso, según la analista, la evolución del riesgo país podría ser bastante alto en los siguientes meses, incluso después de que asuma el poder el nuevo Gobierno.

Alejandro Arreaza, economista para América Latina de Barclays, explicó que hay inquietud en el mercado porque aún no se conoce quiénes serán los finalistas en la segunda vuelta electoral.

La mayor preocupación del mercado es que el próximo Gobierno decida no continuar con el apoyo financiero con el FMI, lo cual supondría un mayor desequilibrio para las cuentas públicas, que ya arrastran problemas estructurales desde antes de la pandemia por el covid-19.

Además, indicó que no hay claridad sobre la posibilidad de avanzar en reformas estructurales (laborales, tributarias) que son necesarias para lograr un proceso de consolidación fiscal. Por eso, coincide en que es de prever que el riesgo país continúe siendo alto.

El mercado ve más lejanas las reformas para lograr la sostenibilidad fiscal con un balotaje entre el candidato Andrés Arauz y Yaku Pérez, quienes no han asegurado que continuarán con el FMI.

La opción de que Guillermo Lasso compita con Arauz tampoco plantea muchas certezas, pues para realizar las reformas estructurales necesitan apoyo del Legislativo y hasta ahora el escenario aparece bastante disperso entre las distintas fuerzas políticas, reflexionó Arreaza.

Sin embargo, el escenario de incertidumbre ha sido atenuado porque en el corto plazo no existe riesgo de no pago de la deuda, gracias a la renegociación de bonos lograda el año pasado. Ese proceso permitió aliviar los pagos de estos títulos para los siguientes años.

“Existe la percepción de que, independientemente de quien gane las elecciones, a corto plazo el servicio de la deuda no debería estar en riesgo. Con la reestructuración, los pagos de deuda lucen bastante manejables y reduce los incentivos para que el siguiente Gobierno deje de honrarla”.

Además, el FMI dijo ayer que está “abierto” a ajustar el programa con Ecuador con el nuevo presidente que surja del balotaje, “en caso de que el gobierno así lo desee”.

Las declaraciones las dio, en una rueda de prensa, el director del organismo para las Américas, Alejandro Werner.

Fuente: El Comercio